viernes, 29 de mayo de 2015

$ 9,130 millones en Región Apurímac

El mapa de exploración minera se ha reconfigurado en los últimos años en el Perú y hoy en día la región Apurímac se convertido en el lugar donde más se invierte para encontrar grandes proyectos.
En total en Apurímac se invierte US$ 9,130 millones, siendo el proyecto más importante el llamado Huaquira, a cargo de Minera Antares Perú, con una inversión de US$ 2,800 millones.
De acuerdo con el reporte de la Cartera de Proyectos Mineros del Ministerio de Energía y Mina (MEM), los otros proyectos de exploración en Apurímac son Hierro Apurímac de la empresa Apurímac Ferrum por US$ 2,300 millones, además de Los Chancas a cargo de Southern Copper con US$ 1,560 millones en inversión.
La lista la completan el proyecto Cotabambas de Panoro Apurímac con US$ 1,380 millones, Trapiche de la compañía El Molle Verde (US$ 1,000 millones) y Anubia de la empresa Anabi (US$ 90 millones).
Otra de las regiones que recibe una cantidad importante de inversión en exploración minera es Cajamarca, que son solo tres proyectos el monto total previsto es de US$ 4,200 millones.
Los proyectos Galeno, Michiquillay y La Granja, son los que tienen la apuesta de las empresas para conseguir nuevos proyectos mineros.

sábado, 23 de mayo de 2015

Estado de emergencia por Tía María

Debido a los nuevos actos de violencia registrados durante las protestas contra el proyecto Tía María, el Gobierno resolvió anoche decretar el estado de emergencia en todos los distritos de la provincia de Islay, en Arequipa,anunció el jefe del Gabinete Ministerial, Pedro Cateriano.
Precisó que quedan suspendidas a partir de hoy las libertades personales, referidas a la inviolabilidad del domicilio, libertad de tránsito y la libertad de reunión.
Indicó que conforme lo establece la Constitución y de acuerdo con el decreto que se publicará en El Peruano, la Policía Nacional, con el respaldo de las Fuerzas Armadas, se encargará del mantenimiento del orden público.

Régimen de excepción

Cateriano sustentó que el Gobierno ha tomado la determinación de decretar el estado de emergencia de conformidad con el régimen de excepción que establece la Constitución Política. En ese sentido, dijo que el Gobierno no hubiera querido llegar a esta situación, y prueba de ello es que se han hecho todos los esfuerzos para solucionar los cuestionamientos técnicos al proyecto Tía María, mediante el diálogo, como corresponde a un sistema democrático. “No obstante, a pesar de que la propia empresa ofreció una pausa para que en este período se pueda explicar con amplitud y debatir todo lo relacionado con la temática técnica del proyecto, hoy han continuado los actos de violencia.” “Cuando las circunstancias demuestran que un grupo mínimo no quiere acatar la Constitución y la ley; es decir, violentar el Estado de derecho, el Gobierno tiene los instrumentos legales que la Constitución franquea para garantizar el mantenimiento del orden público.”
En ese contexto, el titular de la PCM recalcó que el gobierno del presidente Ollanta Humala defenderá con firmeza, pero con apego a la Constitución y a la ley, el derecho de todos los peruanos a vivir en paz y en democracia, exhortando a que se deponga la violencia y solucionemos las diferencias basado en el diálogo.

sábado, 16 de mayo de 2015

Socializar el proyecto Tía María

Tres muertos, más de 200 heridos, 54 días de paro indefinido y una denuncia de soborno: ese es el saldo del último conflicto minero de Perú que llevó al presidente Ollanta Humala a desplegar al ejército en los alrededores de la mina en la región sureña de Arequipa.
En el centro de la polémica está un millonario proyecto de Southern Perú Copper Company (SPCC), principal subsidiaria del Grupo México, para construir la mina de cobre "Tía María".
Los residentes del valle del Tambo, en la provincia de Islay, la mayoría agricultores y ganaderos, consideran que el proyecto arruinará el medio ambiente y dañará la agricultura en el área.
Pero Southern Perú Copper Company asegura que cumplirá con los más altos estándares medioambientales.
En todo caso, la compañía anunció este viernes una "pausa" en el desarrollo de su millonario proyecto despejar dudas de los opositores al plan en un plazo de 60 días.
"Hemos escuchado al (...) Presidente y en el espíritu de recobrar el clima de convivencia pacífica que el país requiere, le solicitamos el tiempo y las facilidades necesarias para poder socializar el proyecto y despejar todas las dudas existentes en los próximos 60 días", dijo el presidente de Southern Copper, Oscar González.
¿Qué está en juego?
La subsidiaria del Grupo México prevé invertir US$1.400 millones en el proyecto minero Tía María, que tendrá una proyección estimada de 120.000 toneladas métricas anuales de cátodos de cobre desde el inicio de operaciones.
Sin embargo, la compañía mexicana no lo ha tenido fácil desde el principio. En 2011, cuando se anunció el proyecto durante el gobierno de Alan García, Tía María ya originó protestas que dejaron tres muertos y más de 40 heridos.
Estuvo paralizado dos años, hasta que la empresa presentó un nuevo estudio de impacto ambiental con el que consiguió que el gobierno de Humala le diera permisos de construcción este año.
Los grupos locales piden ahora que se suspenda porque aseguran que el desarrollo minero contaminará sus campos de cultivo y el agua del río de la zona, el Tambo.
La compañía alega que usará agua de mar desalinizada y un portavoz de Southern Copper llegó a acusar a la población de "terrorismo antiminero".
¿Sobornos?
En medio de los cruces de acusaciones entre la empresa mexicana y los comuneros peruanos, el gobierno de Humala decidió suspender las negociaciones con la filial de la minera mexicana hasta que aclare si tiene alguna responsabilidad en el presunto interno de soborno a líderes comunitarios para que frenaran las protestas.
La polémica surgió después de que se publicara un audio en el que se puede oír a un dirigente comunitario, Pepe Julio Gutiérrez, el principal líder de las protestas, hablar con un abogado al que le planteaba la posibilidad de pedir dinero a la empresa minera para calmar las movilizaciones.
En un comunicado, SPCC rechazó estar negociando con los promotores de las protestas y lamentó la "incorrecta acción" que, dice, "fue ocasionada por terceros ajenos a la organización".
Este viernes, el dirigente Pepe Julio Gutiérrez fue detenido acusado de extorsión y asociación ilícita para delinquir, por presuntamente haber pedido dinero a la minera.
BBC Mundo solicitó a Southern Perú Copper Company una entrevista, pero un portavoz de la compañía señaló que por el momento no darán declaraciones al respecto.
Otros "problemas" del Grupo México
La de Tía María no es la única controversia en la que está metido el Grupo México por sus inversiones en el campo de la minería.
Con Germán Larrea Mota-Velasco como principal accionista -es el segundo hombre más rico de México después de Carlos Slim- la compañía ha estado involucrada en varios accidentes.
Uno de ellos, el derrame el año pasado de 40.000 metros cúbicos de sulfato de cobre acidulado en el arroyo Tinajas, en Sonora (México), fue considerado por el gobierno como "el peor desastre ambiental en la industria minera del país de los tiempos modernos".
Las sustancias tóxicas llegaron a los ríos Bacanuchi y Sonora y afectaron a miles de personas.
Precisamente esta misma semana, el Grupo México se ha visto envuelto en otra polémica en España luego de que el gobierno de Andalucía anunciase la suspensión de uno de sus proyectos en la mina de cobre, zinc y plomo de Aznalcóllar de manera cautelar por las supuestas denuncias de irregularidades en el proceso de adjudicación.
Sin embargo, la minera aseguró este viernes no haber sido notificada por el momento.

¿Un nuevo Conga?

Las interrogantes el torno al proyecto Tía María hacen preguntarse si no correrá una suerte similar a la del proyecto aurífero de Conga, en Cajamarca, que fue suspendido en 2012 por protestas que dejaron cinco muertos.
El sociólogo de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Aldo Panfichi, asegura no ver otra solución para este conflicto debido a que las voces por la suspensión o postergación de la explotación minera son mayoritarias y al punto violento al que han llegado las protestas.
Entre las voces que piden la suspensión está la del presidente de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE), Carlos Gálvez.
"Ningún proyecto se puede imponer por la fuerza y menos ejecutar en las condiciones de violencia que se vive en Islay. Creo que debe darse una pausa, generar un espacio, para, primero, apaciguar los ánimos y, segundo, retomar el diálogo", dijo en un comunicado publicado en la página web de la SNMPE.
Gálvez aboga por una pausa "de tres a cuatro meses" que permitiría a los agricultores cosechar y sembrar para paliar las pérdidas del paro y que devolvería "la tranquilidad en Arequipa".
"Hay una situación de punto muerto entre el Estado y las empresas y una desconfianza muy grande de las comunidades locales sobre la capacidad del Estado de hacer cumplir la legislación. No le creen al presidente Humala diga lo que diga y haga lo que haga", le dijo el profesor Panfichi a BBC Mundo.
En este sentido, el analista apunta a que, con elecciones en el horizonte el próximo año, "el proyecto de Tía María en el mejor de los casos será retomado por el próximo gobierno a ser electo".

viernes, 15 de mayo de 2015

Mensaje a la Nación sobre Tía maría

“Una acción como esta, decidida unilateralmente por el Estado, tendría efectos nefastos tanto jurídicos como económicos. Tía María es un tema nacional y no solo un proyecto más.Requiero la unidad de los demás poderes del Estado, que actúen con decisión”, señaló Ollanta Humala en su mensaje a la Nación.
Además, precisó que el proyecto no puede ser suspendido debido a que “no se ha iniciado”. “No podemos tomar una decisión unilateral que no esté regida en el marco de la ley”, enfatizó tras indicar que esa acción podría costarle al Perú una demanda ante tribunales internacionales.
De otro lado, Ollanta Humala explicó que la labor del Ejecutivo es defender el principio de autoridad y el Estado de derecho en el país. “Tía María no es un caso aislado. Los actos de hoy repercutirán en el modelo de desarrollo del Perú”, agregó.
El mandatario también “demandó a la empresa [Southern, que ejecuta el proyecto cuprífero] manifestar su voluntad y tomar acciones para lograr desarrollo” y bienestar social en Arequipa. "No defendemos intereses individuales ni de alguna empresa. Defendemos el Estado de derecho y la estabilidad jurídica", añadió.

Foco de violencia

Ollanta Humala no se refirió a la posibilidad de declarar estado de emergencia en la provincia de Islay, en las que las manifestaciones han cobrado la vida de tres personas. Asimismo, respaldó el trabajo de la Policía Nacional.
“Rechazamos las posiciones extremistas y violentas. Solicito al Ministerio Público y al Poder Judicial administrar justicia y [hacer] caer el peso de la ley contra los delincuentes, asesinos y extorsionadores. No podemos ceder al chantaje ni a la extorsión […] Un reconocimiento especial a la Policía, que enfrenta estoicamente la violencia”, manifestó.
En otro momento, negó que haya incongruencia entre el discurso sobre Tía María que tuvo cuando fue candidato y el que defiende ahora como jefe del Estado. “Frente a los enemigos de Arequipa que han querido enfrentarme a él [el pueblo] digo: La voz del pueblo es la voz de Dios. La decisión de las mayorías debe ser respetada”, concluyó.

domingo, 10 de mayo de 2015

Credibilidad empresarial en Tía maría

Las protestas sociales en contra del proyecto Tía María, vienen escalando dentro de su área de influencia el valle de Tambo, los distritos de Cocachacra, Mejía y Deán Valdivia, en la provincia de Islay, región Arequipa. Las manifestaciones en contra, están próximos alcanzar los dos meses en la actualidad, dejando 6 personas fallecidas en 6 años (Incluyen a 5 manifestantes y 1 policía) como saldo por enfrentamientos entre manifestantes y policías.
En este contexto se emitió la Resolución Suprema N° 105-2015-IN que autoriza la intervención de las Fuerzas Armadas en apoyo a la Policía Nacional del Perú en el departamento de Arequipa, provincia de Islay, del 09 de mayo al 07 de junio de 2015, con el fin de asegurar el control y mantenimiento del orden interno y evitar actos de violencia o cualquier ilícito que se pudiera cometer con ocasión de las movilizaciones y cualquier otro tipo de acto vandálico
La oposición al Proyecto cuprífero Tía María afirma que se afectará tanto a la agricultura en el valle del Tambo, como al agua.
En el extremo que consigna al agua, el proyecto establece que usará agua de mar, desalinizándola y que no afectará la cantidad el recurso hídrico de la zona de influencia.
El tema entonces pasa por el detalle de la calidad del agua efluente y una eventual afectación a la agricultura, sustentada en la falta de credibilidad de los compromisos empresariales del pasado, el cual da origen a un discurso anti proyecto: “No estamos contra la actividad minera pero sí contra la empresa”.
Un análisis que realizamos en este orden de antecedentes y contradicciones sobre la credibilidad empresarial del pasado fue presentado en Julio del 2010 en “Capital y tecnología puestos a disposición del país”.

El dato cronológico

El inicio del proyecto minero “Tía María” data del año 2003, con una inversión prevista de US$ 1,400 millones. Comprende la explotación de dos yacimientos a tajo abierto: “La Tapada” (425 338 000 toneladas de mineral de cobre oxidado) y “Tía María” (225 377 000 toneladas de mineral de cobre oxidado). Las actividades de exploración se efectuaron en el lapso comprendido entre 2006-2008.En el año 2009, se cuenta con el primer Estudio de Impacto Ambiental (EIA), el cual es remitido a UNOPS (The United Nations Office for Project Services), obteniendo a principios del año 2011 su informe del EIA  con 138 observaciones.A fines del año 2013, Southern Perú presenta el segundo EIA al Ministerio de Energía y Minas, obteniendo su aprobación en Agosto del 2014.A fines del primer trimestre del año 2015 se reinició las protestas contra el proyecto Tía María.

sábado, 9 de mayo de 2015

Escalamiento de conflicto Tía María

Continuando con lo expuesto en ¿Ocaso de Tía María?, tenemos que con Resolución Ministerial N° 216-2015-MEM/DM del 08 de Enero del 2015, se aceptó la renuncia del Director General de la Dirección General de Minería del ministerio de Energía y Minas. Este suceso se produce coincidentemente con el escalamiento del conflicto social en el área de influencia del proyecto minero Tía María.
Los antimineros que protestan contra el proyecto Tía María, en Arequipa, cada día radicalizan sus protestas y paro indefinido.
El 05 de Mayo, el obrero de construcción civil Henry Checya Chura (35) murió en Mollendo luego de un enfrentamiento con la Policía cuando una turba de manifestantes intentaba bloquear una vía en la zona de Alto Inclán.
El deceso de Checya Chura nos remonta a agosto del 2009, cuando se iniciaron los talleres informativos de Southern Perú para dar a conocer Tía María. Posteriormente vinieron los violentos acontecimientos del 7 de abril del 2011 en Mollendo, donde murieron Andrés Taipe (22), Aurelio Huarcapuma (50) y Néstor Cerezo Patano (31) en los enfrentamientos con las fuerzas del orden. En ese contexto, el Proyecto viene dejando 5 muertos en 6 años.
Como es público (de ése entonces), 16 días antes, los residentes del valle de Tambo venían protestando contra Tía María. Sin embargo, el gobierno de Alan García Pérez no halló una solución y, debido al alto costo social, canceló dicho proyecto.
No obstante, en el 2013, ya durante el periodo de Ollanta Humala, la compañía presentó un nuevo estudio de impacto ambiental (EIA), el mismo que fue aprobado por el Ministerio de Energía y Minas el 2014, lo que dio nuevamente luz verde a la iniciativa cuprífera en la que se invertirán 1,400 millones de dólares.
Por ello, el conflicto social volvió a estallar este año en Islay y los agricultores exigen que el EIA de Southern Perú sea sometido a una revisión por un ente internacional.

domingo, 3 de mayo de 2015

Pampa de Pongo & Jinzhao Mining

Pampa de Pongo será un yacimiento de producción de hierro. El desarrollo del proyecto contempla la construcción de una faja transportadora y un terminal portuario en la playa Sombrerillo, ubicada en la provincia arequipeña de Caravelí.
El Minem indicó también que la DGAAM aprobó hace unas semanas el EIA del mencionado puerto, que demandará una inversión de US$340 millones. Este terminal servirá para exportar los minerales que se producirán y transportarán desde la mina Pampa de Pongo.
Con estas aprobaciones, Jinzhao Mining Perú, controlado por el grupo chino Zibohongda, ahora requiere la aprobación de los permisos de construcción para comenzar el desarrollo de Pampa de Pongo.
Según cálculos del Minem, el requerimiento de mano de obra de Pampa de Pongo durante la fase de construcción de la mina será de 3.294 personas, mientras que en la etapa de operación será de aproximadamente 1.256 personas.
Jinzhao Mining Perú se hizo de Pampa de Pongo en el 2009. Cuando entre en operación plena, se estima que la mina producirá anualmente cerca de 22,5 millones de toneladas de hierro.
Xiaohuan Tang, gerente general de Jinzhao Mining Perú, señaló anteriormente que la compañía espera que el yacimiento inicie una primera etapa de producción anual de entre 10 y 11 millones de toneladas hacia fines del 2016.
Para cubrir la demanda de agua de la mina y el terminal portuario, Jinzhao Mining Perú construirá una planta desalinizadora de agua de mar, que tendrá una capacidad de producción de 11,6 litros por segundo.